¿Qué es y cómo se realiza?

Esta técnica permite reducir o eliminar deformidades ocasionadas por depósitos grasos sea en tronco: abdomen y flancos, como extremidades: brazos, glúteos, trocánteres (“caderas”), muslos, rodillas y tobillos, incluso cara o cuello, que son resistentes o refractarios a ejercicio físico y dieta. Las motivaciones pueden ser obtener un contorno corporal más juvenil, corregir asimetrías a veces evidentes, tratar deformidades secundarias a traumatismos o enfermedades degenerativas del tejido graso; también como procedimiento secundario a cirugía reparadora. Cada vez con más frecuencia se asocia a otras técnicas quirúrgicas como determinadas reducciones mamarias, abdóminoplastia, o rejuvenecimiento por tensado de muslos y cara. También es el punto de partida para el relleno simultáneo con injertos grasos. En el varón las áreas de más frecuente corrección son contorno abdominal, flancos, cuello y la eliminación del aparente desarrollo mamario (lipomastia).

Debe considerarse que liposucción la realiza cualquiera que extraiga tejido graso, sin embargo la lipoescultura creando formas tridimensionales, por su complejidad queda relegada al cirujano plástico experimentado.

 

¿Cuáles son los requisitos para esta mejora?

La lipoescultura tridimensional puede obtener una apariencia proporcionada o armónica entre las distintas partes corporales, al reducir volumen y recrear formas. Otras expectativas diferentes son irreales y deben ser conocidas de antemano, pues se alejan del concepto de esculpido corporal. Los candidatos idóneos mantienen su peso a través de ejercicio y nutrición adecuados a sus características personales; debe existir además un desarrollo emocional maduro para comprender que la imagen corporal previa, mejora notablemente al combinar ciencia con sensibilidad artística, dentro de unos límites razonables.
Otros candidatos con previsibles excedentes moderados de piel, pueden responder a una adecuada secuencia de lipoescultura tridimensional, combinada con pautas depurativas y una participación activa en un programa de ejercicio suave reiterado, replanteando hábitos higiénico-dietéticos.
En casos de elasticidad cutánea pobre, se asocian técnicas de tensado o “lifting” y extirpación de excedentes de piel tanto en cara interna de muslos, glúteos o flancos, incluso si es necesario, de abdóminoplastia con reforzado de fascias o envolturas musculares.
El exceso graso entre tabiques fibrosos debajo de la piel conocida como “celulitis”, tiene su tratamiento específico mediante maniobras adecuadas de liberación con cánulas, para permitir una readaptación cutánea más adecuada.

Formas de realizar la lipoescultura tridimensional

Como cualquier intervención, la realizamos siempre en quirófano de centro hospitalario homologado. Se efectúa generalmente bajo sedación más analgesia (muy ocasionalmente anestesia epidural), de forma ambulatoria sin estancia en el hospital. Si retiramos volúmenes copiosos de tejido graso, tratamos áreas numerosas o asociamos diversas intervenciones, puede ser necesaria anestesia general y la permanencia en el hospital. Después de un diseño minucioso de los resaltes a tratar, la técnica se inicia infiltrando, a través de incisiones mínimas, una solución anestésica local con vasoconstrictor, después se inicia el aspirado mediante cánulas que oscilan entre 3 y 4 milímetros de diámetro conectadas a diferentes sistemas de vacío. Al finalizar el procedimiento aplicamos una prenda compresiva elástica adaptada a las áreas remodeladas.