¿Qué es y cómo se realiza?

La corrección quirúrgica de las alteraciones en el contorno de muslos, por excesos tanto de piel como de tejido graso, se denomina cruroplastias. En ocasiones se mejora también la tersura de glúteos o glúteoplastias
Aspectos a tener en cuenta incluyen tanto la elasticidad cutánea con presencia e intensidad de estrías, como la disposición de depósitos grasos, además del estudio comparativo con la extremidad opuesta. Consideramos también el estado del sistema venoso y sus ganglios linfáticos inguinales.
Básicamente la técnica, consiste en cuantificar los excedentes de partes blandas y eliminarlos respetando tanto circulación como sensibilidad cutánea, para obtener un contorno más adecuado con el resto del cuerpo, a la vez que se redistribuyen y elevan los tejidos.

¿Cuáles son los requisitos para esta mejora?
Personas con excedentes de piel y tejido graso en el contorno de muslos, especialmente evidentes en caras internas y mediales, incluso de nalgas. También se benefician los que sufren las consecuencias de una pérdida drástica de peso, secundaria a veces a cirugía bariátrica.

Formas de realizar la cruroplastia

La realizamos siempre en quirófano de centro hospitalario homologado, bajo anestesia general o bien anestesia epidural, según cada caso. La duración del procedimiento depende de la cuantía a corregir.
Se inicia con un abordaje en caras internas de muslos y pliegues inguinales donde quedarán ocultas las cicatrices, siempre que es posible. Una vez liberados y eliminados los sobrantes, se establecen los nuevos contornos, cerrando con suturas ocultas. Finalizamos aplicando vendajes progresivamente compresivos.
Esta técnica puede acompañarse en los casos adecuados, de lipoescultura.