El aumento mamario conocido como mamoplastia de aumento, es una de los procedimientos en cirugía plástica estética, que proporciona los resultados más satisfactorios e inmediatos para la mujer. Los motivaciones pueden ser, obtener unos senos del tamaño deseado por insuficiente desarrollo, corregir diferencias entre ambas mamas, o también recuperar la plenitud que poseían antes de la maternidad, después de pérdidas de peso o por el transcurso de la edad. En otros casos combinamos las prótesis con técnicas de reconstrucción mamaria por enfermedades previas.

La decisión más adecuada pasa por consultar con el especialista en Cirugía Plástica, para plantearle todas tus preguntas. Es importante que si dispones de mamografías previas, sean antiguas o bien recientes, las aportes; en caso contrario, es conveniente realizarlas como referencia para futuros controles.

¿Cuales son los requisitos para esta mejora?

En las mujeres más jóvenes, el momento más adecuado se produce cuando el desarrollo glandular mamario ha finalizado. Como en todas los técnicas estéticas, debes sentirte emocionalmente madura, aceptando que la imagen corporal anterior puede mejorarse notablemente con esta intervención, al combinar ciencia con sensibilidad artística. En cualquier caso el resultado final se halla condicionado por factores previos como laxitud de la piel, tamaño y situación de areolas, y posible existencia de tejido mamario previo.

Tipos de prótesis mamarias

Todas los modelos autorizados constan de un envoltorio, que en la mayoría de casos es de silicona, y un contenido que puede ser gel de silicona (más o menos cohesivo o denso), o bien suero. La forma clásica es semiesférica, existiendo también las anatómicas más acordes con el pecho algo caído o natural. Su superficie puede ser rugosa o lisa. Los resultados obtenidos durante los últimos 10 años demuestran que las prótesis de gel de silicona ofrecen un resultado superior, más estético sin pliegues visibles a través de la piel, natural al tacto, además de una significativa mayor duración frente a las prótesis de suero.

Forma de realizar el aumento mamario

Los mejores resultados se obtienen con anestesia general y media estancia en clínica, a veces sin ingreso. La forma de aplicar las prótesis depende de las características de cada mujer (piel, glándula mamaria, complexión y relleno adiposo, además de musculatura), y su actividad física, lógicamente teniendo en cuenta tus preferencias, siempre con el asesoramiento del cirujano. Así la localización de los implantes puede ser detrás del músculo pectoral mayor o de su fascia, o incluso de la glándula cuando existe. Las incisiones, pueden localizarse en la mitad inferior de cada areola, pliegues mamarios inferiores, o bien axilas. Cuando se trata de senos que han perdido su plenitud o han descendido (ptosis mamaria), o de forma tubular con escaso desarrollo (mamas tuberosas), asociamos diferentes procedimientos con la técnica de implantes, para restablecer el atractivo natural de la mama.